Hongos de los Pies!!!!! Adios con estos remedios naturales.

El día de hoy te traemos los mejores antídotos naturales para los hongos de los pies; es una afección tan frecuente como desapacible y a veces es bastante difícil suprimirla. No obstante, no es recomendable dejarla pasar, puesto que tiende a empeorar, aparte de ser infecciosa.

Los hongos acostumbran a aparecer debido a la humedad continua que tiene el pie en el zapato, el sudor y el calor son el medio de proliferación ideal para su desarrollo; si bien asimismo se pueden contraer en piscinas o bien baños. Con dedicación y perseverancia, si utilizas los antídotos caseros que el día de hoy te presentamos, lograrás suprimirlos. Prosigue leyendo para conocer el primer antídoto.

Vinagre blanco

El vinagre blanco trata de forma eficiente el conocido pie de atleta, blíster y otros sufrimientos infecciosos de la piel. Solo debes poner tus pies en remojo a lo largo de quince minutos en una mezcla de agua con vinagre. Entonces seca realmente bien los pies y repite la operación día a día hasta el momento en que desaparezcan.

Aceite del árbol del té

Este es un antídoto natural famosísimo. Solo deberás poner unas gotas sobre los hongos del pie día a día o poner en remojo los pies en una mezcla de agua con aceite del árbol del té a lo largo de unos minutos.

Aceite de ajo

El ajo es buenísimo por sus propiedades antibióticas y antibacterianas; debes diseminar el aceite de ajo por la zona perjudicada, múltiples veces día tras día.

Aceite de lavanda

Aparte de proporcionarte una agradable sensación de frescor, el aceite de lavanda contribuirá con la supresión de los hongos. Debes entremezclar igual cantidad con aceite de orégano, entonces aplicar sobre los hongos, tres veces al día.

Limón

Esta fruta es un genial antídoto para los hongos. Al poner unas gotas sobre estos, es posible que sientas ardor, déjalo actuar a lo largo de unos minutos y aclara con agua. Repite el procedimiento todos y cada uno de los días.

Con estos antídotos para combatir los hongos de los pies, ya no tienes porqué eludir caminar descalza.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *